Descubre la Selección de cortometrajes LGBT* para la 10ª Muestra Desde la otra banqueta.

  • La Muestra de Cine de Diversidad Sexual es organizada por el Cine Club de la Universidad de Guanajuato y el Colectivo SerES a partir del 7 de junio.
  • Participan 7 cortometrajes, 3 ficciones, 3 documentales y 1 animación producidas en México que podrán verse en Cultura UG y FilminLatino. 

Como parte de la 10ª Muestra de Cine Sobre Diversidad Sexual, Desde la Otra Banqueta, organizada por el Cine Club de la Universidad de Guanajuato y el Colectivo SerES, el Festival Cuórum Morelia A.C. se honra en participar con una selección especial de 7 cortometrajes mexicanos de cineastas explorando el amor y la expresión del género humano desde la otredad. El programa forma parte de las actividades de la Muestra en el marco del Orgullo LGBTI en la que se incluye un foro de discusión con lxs cineastas para ahondar en sus perspectivas dentro del cine el 9 de junio a las 11:00 am

Desde la otra banqueta hace referencia a la expresión coloquial como se conoce a las disidencias sexuales, como aquello que está del otro lado. Con esta iniciativa, se busca un cambio de mirada que desde la otredad proponga formas más diversas e incluyentes de lo que acontecen y experimentan las disidencias sexogenéricas actualmente.

Conformada por 3 cortometrajes de ficción, 3 documentales y 1 animación con técnicas mixtas, la selección abraza el interés genuino de cineastas contemporánexs mexicanxs por construir sociedades conscientes y sensibles de los roles sociales históricos, las aportaciones culturales y la resistencia del colectivo LGBTI, desde una expresividad artística que confirma el poder de estos relatos al visibilizar realidades poco representadas en las imágenes en movimiento

Esta selección de cortometrajes nos brinda el tiempo tiempo para poder ser y mirarnos ya no como lo ajeno, sino como una posibilidad más de reconocernos de lado a lado como personas primordialmente, en nuestros descubrimientos, pasiones y deseos desde nuevas y diversas posiciones que enriquecen nuestras miradas como seres humanos. Posicionarnos desde la otra banqueta nos hace tener puntos de vista tan estables como dinámicos, para poder reconocernos como humanos entre nosotrxs mismxs y en las propuestas cinematográficas presentadas.

En María Bonita conocemos la historia de Lore, una mujer trans que habita El Caporal, un cabaret olvidado en Colima, cuyo presente se refleja en la sensible mirada de Roxana Anaya que hace un recorrido entre las telas, luces, pinturas y fotografías como un legado audiovisual de un lugar que cobijó a mujeres y les dio la posibilidad de ser quienes querían ser. 

Otra propuesta por la reconstrucción de la historia en el tiempo es Un amor en rebeldía de Tania Claudia Castillo que usando material de archivo, nos asoma a la vida de lucha de la activista Yan María Castro y la fundación del movimiento lésbico feminista Oikabeth a finales de los setenta en México. Con este documental la realizadora propone una mirada íntima a la revolución que una mujer lesbiana encabeza en México por amar libremente. 

Desde un proyecto de ficción, Frida Meza en Las Dos Claudias imagina el amor frustrado entre dos mujeres en un pasado de represión e intolerancia. En esta propuesta, la cineasta conjuga la historia en el presente de dos amigas emprendiendo un viaje urbano por devolver una carta extraviada entre dos mujeres cuyo amor no pudo ser. De pasado a presente, sentimos la impotencia pero también un compromiso por representar historias de vida que aún hoy permanecen silenciadas u olvidadas.

Con técnicas mixtas de animación, Dejarse crecer el cuerpo, se constituye como un documental con animaciones que reformulan aquellos paradigmas sobre el género humano. La propuesta no pretende ser un documental definitorio o educativo con los testimonios que escuchamos, sino que abre la puerta a la espontaneidad para derribar prejuicios y aceptar que nuestras diversas formas de sentir y de expresarnos, son parte de nuestro cuerpo y nuestra esencia. 

La expresión de género en el documental La Bruja de Texcoco, sobre la violinista trans de folclor mexicano, se vuelve un ritual de feminidad que así como se declara en contra del patriarcado, nos reconcilia con nuestra voz y nuestro destino, en un retrato personal y celebratorio de nuestras búsquedas por el ser. La música y el cine como expresiones llenas de pasión, se vuelven himnos de sentido y pertenencia. 

Un ícono de la música mexicana fue, es y será Juan Gabriel, cuya pérdida irreparable conmocionó a  todo México. En la ficción adolescente, Se murió Juan Gabriel, la muerte de este ídolo es el pretexto con el que uno de los protagonista irrumpe en la fantasía de su mejor amigo. La adolescencia se demarca por aquellos momentos épicos con los que recordaremos aquellos pasos decisivos que nos hacen crecer e identificarnos. Las canciones de Juan Gabriel, al menos evocadas, son la banda sonora ideal. 

Experiencias adolescentes que en los referentes populares encuentran el sentido al desamor. En Espuma de Mar, acompañamos la narración en primera persona de la protagonista cuando se enamora de su compañera del colegio, haciendo un paralelismo entre su historia y la de Hans Christian Andersen, autor de La Sirenita, para explorar la frustración que es no poder amar lo que se desea. 

Share:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *