The Happy Prince: Sundance’18

Por: Antonio Harfuch

Como parte de los estrenos internacionales del Festival de Sundance 2018, se encuentra una bio pic basada en la vida de uno de los personajes más famosos de la literatura inglesa post victoriana, Oscar Wilde (1854-1900). Dirigida por el actor Ruper Everett (quien a la vez encarna al propio Wilde y debuta como realizador), la película retrata los últimos años de vida de Oscar Wilde, desde que fue liberado de una prisión por cometer actos homosexuales hasta el día de su muerte por meningitis en condiciones deplorables.

Oscar Wilde

Everett realiza una interpretación compleja y profunda sobre un hombre que decidió no traicionar sus creencias ni sus valores. Aborda su vida después del encarcelamiento, porque fue ahí donde entendió la razón de su destino. En la prisión escribió De Profundis (1897) una sentida carta dirigida a su amante Lord Alfred “Bosie” Douglas convertida en epístola, donde desahogó sus resentimientos y penas tras las que se encuentra a la vez un profundo tratamiento personal sobre el amor.  En algunas partes culpa a los excesos de su amante como causa de su destino trágico y, en otras, abraza la felicidad que vivió a su lado.

Oscar Wilde, Lord Alfred Douglas

Este interesante retrato no va hacia la vida de Wilde como escritor sino hacia su moral como ser humano viviendo su vida auténticamente a pesar de lo que eso implicaba en una época puritana.  Robbie (Edwin Thomas), su representante literario, le prohíbe reencontrarse con su amante “Bosie” para poder ayudar a que vuelva a ver a su esposa y a sus hijos. Wilde prefiere el reencuentro con su amante y no por la esperanza de que las cosas fueran a cambiar sino por ser fiel a sí mismo, a sabiendas de que el amor que sentía sería a la vez su infelicidad.

Refiriendo extractos de De Profundis, de sus propias frases célebres y del cuento The Happy Prince (1888), que vemos leerle a sus hijos en una habitación elegante y vestido extravagante, Everett traza la vida de un personaje de pasado a presente y viceversa para mostrar la redención y la madurez adelantada de Wilde. En otro momento veremos a un Wilde indigente en una habitación desprovista pagando por sexo a un chico joven. Después entrará un niño y le pedirá leerle el mismo cuento que Wilde leerá con la misma emoción con la que lo leeía a sus hijos.

Rupert Everett (Oscar Wilde)

El resultado es una mirada consciente y redentora a la vida de un hombre en el exilio con tintes de ironía. Es un trabajo cuya tesis se mantiene firme en todo momento. La visión de felicidad de un hombre a través del sacrificio y del sufrimiento. Si Wilde fue un adelantando a su época por no negar su condición también fue, según el propio Everett, quien dio origen al movimiento LGBTQ por morir como homosexual. Wilde no busca reinvidicarse y aun en su pobreza moral y material, confiesa que es cuando más feliz ha sido, no recordando el aplauso de la burguesía en el final de la presentación de su obra de teatro sino con los vitores del cabaret después de haber declamado una canción popular en estado de ebriedad.

Colin Firth (Reggie Turner), Rupert Everett (Oscar Wilde)

The Happy Prince se convierte en un relato sobre el Wilde auténtico y sin miedo. Capaz de encarar a sus adversarios a la cara y de llamar hipócrita a Inglaterra. El cuento de un príncipe convertido en un monumento cuyo corazón nadie pudo quebrar o fundir. Hoy su historia más que enseñar una lección, muestra lo que alguien fue capaz de hacer, por ser feliz.

Edwin Thomas, Rupert Everett, Colin Morgan, Sundance 2018

Director: Rupert Everett. Guion: Rupert Everett. Elenco: Rupert Everett, Colin Firth, Emily Watson, Colin Morgan, Edwin Thomas. Duración: 105 minutos.

Fuentes: IMDB, The Paris Review, Biography.com, Sundance Institute

Share: